SERVICIO_WHATSAPP
Juan Miguel, jugador del CD Tenerife en los ochenta / ACAN

Bebé a bordo

Encierros, jugadores detenidos por contrabando, veto a periodistas, impagos y hasta una humillante derrota ante Las Palmas Atlético. El Tenerife vivía en la primavera de 1980 una de sus etapas más tristes. En su segunda temporada consecutiva en Segunda División B era incapaz de dar una alegría a sus cada vez más escasos aficionados, que entonces preferían entretenerse en saber si la Real Sociedad, líder de Primera División, lograría acabar la temporada sin perder un partido. O si el Castilla sería capaz de alcanzar la final de la Copa del Rey. ¿Y el Tenerife? Era ese equipo que entre follón y follón estaba a un paso de agotar sus últimas opciones de ascenso a Segunda División, ya que las dos plazas con premio de su grupo parecían destinadas a Baracaldo y Atlético Madrileño. El último tren pasaba por San Mamés.

Allí esperaba un Bilbao Athletic que llevaba ocho jornadas sin perder y dirigía Javier Clemente (31 años). Y si los partidos del Tenerife casi no eran noticia, menos aún lo eran los entrenamientos. El trámite que le tocaba cumplir a los periodistas aquel 3 de abril de 1980 era escuchar la lista de convocados para el desplazamiento a Bilbao. Olimpio Romero, el entrenador blanquiazul, era un hombre honesto y trabajador. Y además, un profundo conocedor del fútbol y una excelente persona, podemos añadir. Pero no era la alegría de la huerta ni un filón para obtener titulares. Con su ritmo monótono facilitaba ese día la relación de quince viajeros, los once titulares y cuatro suplentes: “Domínguez, Álvaro, Diego, Julio, Mamel, Mini, Marrero, Juan Miguel, Paco, Salvador, Román, Joseíto, Toño, Víctor y Humberto”.

“¿Había dicho Juan Miguel?”, “¿quién era Juan Miguel?”. Pues era Juan Miguel Martín Borges (Tenerife, 1963), un pibe de Adeje que a los trece años ya jugaba en el Fañabé, de Segunda Categoría Regional, con la ficha falsificada; y que hacía apenes unos meses se había proclamado campeón de la Copa Heliodoro Rodríguez López con el Marino. Y que tras deslumbrar como defensa central en el juvenil A del Tenerife, llevaba unas semanas entrenando con el primer equipo. “Para hacer bulto”, se decía de forma despectiva. Y también se entendía que iba a Bilbao a “hacer bulto” ante las bajas por lesión o sanción de Meneses, Lolo y Manolo. En el partidillo, de hecho, Olimpio había ensayado en la zaga con Diego, Mamel, Julio Durán y Mini. Sin embargo, el domingo a mediodía, en San Mamés, Juan Miguel estaba en el once inicial.

El Tenerife formó con: Domínguez; Diego, Juan Miguel, Julio, Mini; Salvador, Paco, Román; Joseíto, Toño y Víctor. Y con 16 años, 8 meses y 22 días, el 'pibe' se convertía en el debutante más joven en la historia moderna del Tenerife, registro que Cristo González (debutó con 16 años y diez meses) se quedó cerca de batir. Además, Juan Miguel se estrenó con victoria (2-3). Rocky Liceranzu y Echevarría adelantaron a los locales, pero Salvador acortó distancia antes del descanso, Víctor Celso marcó en la segunda mitad y Toño logró el gol del triunfo en el último minuto. Y durante unas semanas hasta soñó con el ascenso. Con un 'bebé' como Juan Miguel, que jugó 86 partidos oficiales como blanquiazul y aún mantiene el honor de ser su debutante más joven.

CAJA_SIETE

TAMBIÉN EN ELDORSAL

ATLÁNTICOHOY
No existen comentarios

Publicar un comentario