Manoj DaswaniManoj Daswani
Juan Amador, gerente del CD Tenerife | @jacfotografo

Altura de miras

El CD Marino se desangra en Segunda B y pide ayuda a gritos: a las instituciones, a los políticos, a los clubes vecinos y a los posibles patrocinadores que puedan subirse al tren antes de que descarrile. Paradójico pero cierto, recibe Paco Santamaría antes la llamada de apoyo de la Unión Deportiva que el abrazo hermano del CD Tenerife.

Juan Amador y Sesé, interlocutores del club azul en el representativo, son incapaces de ver que para el CD Tenerife y el fútbol canario sería una noticia estupenda mantener a un embajador propio en la categoría de bronce. Si en vez de ceder a sus fichajes de futuro al Zamora los llevasen a Los Cristianos, otro gallo cantaría.

Falta altura de miras. Para hacer del CD Marino un satélite como los tienen el Espanyol, el Sevilla o el Valencia. La oportunidad es ahora; no en tres meses o nueve años. Lo mismo aplicable a otras muchas operaciones que descansan en las gavetas del Heliodoro y de las que se acordarán cuando ya sea tarde.

Hace ya mucho tiempo que en el CD Tenerife prima el pensamiento cortoplacista que los proyectos de gran alcance. Lo vemos en el área de Comunicación, que funciona a trompicones; o en el de márketing, que tres cuartos de lo mismo. Nadie se paró a pensar que capar la señal de la junta alimentaría por mil el interés por lo que en ella sucediese (efecto Streisand, se llama). O que a Concepción le habría hecho falta más cintura para aguantar el chaparrón de las intervenciones de los pequeños accionistas, a los que interrumpió justamente en el momento que le nombraron a los médicos.

Los emolumentos del doctor habrían de estar entre los más altos de la institución. Voy más allá. El doctor del CD Tenerife habría de ser uno de los más prestigiosos, reconocidos y con mejor trayectoria de toda la Isla; no el primero que les escriba por Linkedin. También para eso faltan luces largas; los sueldos altos se los adjudican a los más leales, no a los más brillantes. Así que anda otra vez el club entretenido y preocupado por lo más nimio (lo que tuiteó Fulanito o lo que dijo Menganito en la tertulia de nosedónde) y despreocupado por lo trascendente. Cada vez que hubo opción a construir futuro y plantear proyectos a varios años vista, los arrancaron de cuajo cuando ni habían echado raíces. Que se lo pregunten a Víctor Pérez Borrego o a Víctor Moreno, sin ir más lejos. También a Fran Fernández, que salió del club desconcertado hasta con Cordero y dando la razón a quienes le previnieron de lo arcaico y tóxico de la oxidada estructura.

Los puntos contra el Girona y el triunfo con el Castellón alumbran un futuro (a corto plazo) más apacible y alejan las tinieblas de un descenso a la B el año del Centenario. Pero ni Ramis con su apuesta por la practicidad ni Cordero con mil fichajes van a arreglar lo que ya no tiene remedio. Un club sin luces largas y que ha elegido vivir en la improvisación. Ese es su modus operandi.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

1 Comentario
  • Awaberque
    Publicado el 06:27h, 07 enero Responder

    Esto ya lo dije yo cuando cedieron al Zamora a un jugador que ficharon en pretemporada!,

Publicar un comentario