Bela CabreraBela Cabrera

Ahora sí... ¡Ahora sí!

Pocos empates como el conseguido este sábado en el derbi saben tanto a derrota… para la UD Las Palmas. Qué coraje, qué garra y qué corazón le pusieron los blanquiazules en un partido que ojalá cambie definitivamente el rumbo mental de los jugadores del CD Tenerife. Qué victoria espiritual se ha logrado en el estadio de Gran Canaria.

Porque la trayectoria del equipo esta temporada era la de un muerto viviente. Ni siquiera aquella gota en el desierto del Molinón trasmitió una décima parte de confianza en la afición del CD Tenerife como lo ha hecho este punto en el derbi.

Parafraseando al ‘no protagonista’ de la semana, Jonathan Viera: Ahora sí… ¡Ahora sí! La buena trayectoria del equipo en los últimos partidos, con las dos victorias consecutivas en el Heliodoro -Girona y Valladolid- y este empate a gafas en la isla de enfrente, han logrado ahondar en el corazón de los tinerfeñistas. Ahora sí hay sensación de que se está girando el rumbo. Ahora sí parece que, por fin, se está logrando esa comunión necesaria y siempre efectiva entre la afición y los jugadores del CD Tenerife.

Paradójicamente, la injusta expulsión de Carlos Ruiz, ha hecho más fuerte a un Tenerife que va saliendo de una gripe que dura 6 meses (o tres años según donde quiera mirar cada uno). Todos pusimos el grito en el cielo cuando el colegiado decidió seguir adelante con la expulsión y, quizá, ha sido la acción definitiva que termine de cambiar la dinámica deportiva. Innegociable el esfuerzo desgarrador de los jugadores, con un Dani Gómez que casi me deshidrata a mí, sentado en el sofá.

Y no quiero cerrar este texto sin poner el nombre de Rubén Baraja encima de la mesa. Agarrando el chiste fácil, el míster está jugando sus cartas de manera precisa y ha entendido la situación de un club histórico del fútbol español y la categoría en la que se encuentra. Se necesitan resultados y no juego, y ha empezado por donde se debe en Segunda División, por el orden defensivo. Ha conseguido que yo -sensación absolutamente personal- no sufra cuando el rival pasa del mediocampo. Y eso se agradece. Llegó con muy poco beneplácito y poco a poco se está ganando el cariño de una isla que, cuando se vuelca, es la mejor dando amor afectivo.

Ahora sí. Es nuestro momento. Es el momento del CD Tenerife. Hay que aprovecharlo y hacernos fuertes. Concentración máxima para el siguiente partido de máxima importancia frente a los moradores de aquel desierto. El del martes, una simple fiesta en la que igual hay premio.

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

LA_CHACHI
ADIDAS
No existen comentarios

Publicar un comentario