Por -

Tribuna Alta | “Me dijeron que dijeron”, por Manoj Daswani

Manoj Daswani, periodista, Cadena SER

Desde que Álex García enunció que su enfado venía motivado por la preocupación de su madre, que no vio el partido por televisión y lo escuchó por Radio Club Tenerife, entendí perfectamente cómo podía sentirse y el porqué de su disgusto. No hay nada más sagrado y respetable que la angustia de un familiar, así que comprendo y acepto el desasosiego del futbolista.

No es la primera vez ni la última que un profesional -del ámbito que sea- reacciona así por ver dolido en el orgullo a alguien muy próximo. De modo que, insisto, de antemano siento de verdad que le ofendiese a su madre cómo contamos el partido.

Ahora bien, en la radio no se hizo ni una sola crítica que no fuese estrictamente profesional y futbolística. Lo que se puso de relieve (durante unos minutos en una transmisión de tres horas y media) fue su escaso protagonismo en las alineaciones de Martí, que tras su incorporación en verano se había traído a otro jugador zurdo, que posiblemente Álex no había hecho más méritos que Omar para incrustar su nombre entre los titulares, que su rendimiento del sábado estaba siendo pobre -un tiro y un centro son corto bagaje para 86 minutos- y que tal vez habría sido mejor que su salida del campo se produjese antes.

Un futbolista profesional que juega en un equipo profesional y que milita en una categoría profesional tiene que ser también profesional para encajar las críticas y asumir los comentarios negativos. Es absolutamente respetable su decisión (aceptada por el club, que sabía lo que Álex iba a decir) de salir a la palestra y decir lo que dijo. Pero mejor habría sido no ceñirse a un “me dijeron que dijeron” para ponerse en el centro del foco de esta manera. El problema de Álex García, no nos engañemos, no son las transmisiones de la radio; su problema es que lleva tres meses sin estar al nivel que le gustaría.

Y además...

  • ADOLFO

    La culpa es de quien lo trae y se empeña en darle protagonismo y que rinda sin tener el nivel exigido y contando el plantilla con jugadores muy por encima de su nivel como pueden ser Omar y Jairo, que además son patrimonio del club. Hasta cuándo !!!!

  • Canarian Destroyer

    Que uno de los argumentos para desacreditar la titularidad del jugador sea que otro jugador (Omar en este caso) ha hecho más o menos méritos para jugar dice mucho del nivel periodístico del artículo.

Simple Share Buttons