Por -

TRIBUNA ALTA | ‘Las buenas señales’, por Manoj Daswani

Manoj Daswani, periodista, Cadena SER

Ya sé que el juego del domingo no invita a la esperanza. Y que así, a trancas y barrancas, no vamos a ninguna parte. Mucho menos a la zona alta, adonde nos invita Martí en un ejercicio (loable) de ambición y convicción. Pero quiero ser optimista.

Del fin de semana rescato un par de alentadoras señales que sí son positivas. Por ejemplo la fe de Iñaki Sáenz, futbolista comprometido y cabal, de los que hacen falta en los buenos equipos. De sus botas (pero sobre todo de su confianza en recuperar un balón imposible) nació una remontada imprescindible y en la que mucho influyó él. Luego me fijé también en la celebración de los goles. Fue el equipo una piña, primero con Cristo y luego con Amath. Este grupo está cohesionado. Más de lo que muchos creen. Y sí, están los jugadores con Martí y con su manual de estilo.

Quienes apuntaban al entrenador como culpable o responsable de la deriva blanquiazul, pienso que estaban equivocados. Mucho. Este grupo no daba síntomas de descomposición ni estaba en la situación propicia para que se optase por el remedio de siempre. Más bien al contrario, pienso (y bien lo saben ustedes) que el problema no está en el banquillo y sí más arriba. Se equivocó en la construcción y edificación de la plantilla Alfonso Serrano, de quien se espera acierto en enero y prudencia este martes, pues vuelve a sentarse ante la prensa.

Llegados a este punto, cualquiera que se acerque a estas líneas tal vez me pueda discutir lo ya escrito sobre el secretario técnico o pensar que soy con él demasiado escrutador o exigente. Ahora bien, no hay más que atender a las declaraciones de Víctor Pérez Borrego -habla de hasta tres altas invernales- para comprender que las cosas no se hicieron bien cuando tocaba.

Conviene -no diré que urge- aprovechar las oportunidades que la liga y los propios méritos le han brindado al Tenerife. Tendrá el equipo una semana plácida, viento a favor y cero presión en Lugo. Vale que con este fútbol no es probable que se ganen muchos más partidos. Pero sí hay opción al cambio y a la mejoría. Tenemos lo esencial: un grupo cohesionado y que cree mucho en sus posibilidades. Incluso mucho más de los que, desde fuera, afilamos el lápiz y avisamos de que así no. Porque este juego no nos gusta; ver al equipo unido sí.

Y además...

  • ADOLFO

    Vaya cambio….me refiero al de Daswani; qué pasó, te amenazaron de no entrar a + ruedas de prensa ????

Simple Share Buttons