Tribuna Alta: ‘Esperar… y acertar’, por Manoj Daswani

Tribuna Alta: ‘Esperar… y acertar’, por Manoj Daswani

Por -

El problema del Tenerife en Los Cuartos no fue solo la falta de gol y la ausencia de los presuntos delanteros titulares (algunos ausentes por lesión y otros aún no fichados). La preocupación por la pobre imagen ofrecida más tuvo que ver con la ausencia de frescura, el ritmo lento en el funcionamiento colectivo y la fragilidad de las bandas. Por la derecha apenas cerró nunca Luis Pérez mientras que Juan Carlos Real -muy apático el sábado- apenas ayudó en nada. Me inquieta menos el mediocampo, pues Aitor y Vitolo son como dos motores diésel y solo será una cuestión de tiempo que cojan rodaje y adquieran nuevamente su mejor nivel.

El consuelo. El principal atenuante para la decepcionante puesta en escena en la final del Teide es que el rival era de Primera, si bien en años anteriores el representativo sí compitió y puso en aprietos a contrincantes de superior categoría (Espanyol o Éibar, sin ir más lejos). La historia será bien diferente en la jornada inaugural de liga. Esa es la esperanza de todos, pero también la previsión tras ver al Zaragoza flaquear en pretemporada (0-2 ante el Éibar en su último amistoso). El equipo de Natxo González también está por hacer y depende en exceso de Borja Iglesias, su gran estilete ofensivo.

Lógica inquietud. El peligro es que en el Tenerife se repitan los pecados del pasado. Que tarden tantísimo en llegar los fichajes y al equipo le hagan falta unas cuantas semanas más para llegar a un nivel óptimo con el que poder competir. En tal caso podría tirar por la borda unas cuantas jornadas (y por consiguiente unos cuantos puntos) que le apartarían de la cabeza desde el inicio. No es que vaya a ocurrir, ni nadie lo desea. Pero es la referencia de lo ya acontecido en años pretéritos lo que causa cierta zozobra.

Nombres que ilusionan. La lista de pretendidos que maneja el Tenerife está encabezada por futbolistas experimentados, talentosos, con gol… y españoles. Los favoritos de Serrano y Martí son jugadores nacionales, si bien las escasas opciones que ofrece este mercado podrían abocar a mirar finalmente hacia el extranjero. Hace días que conté que apuntaban otra vez a Japón, donde ya han preguntado por varios nombres y han sido ofrecidos otros tantos. Los que vengan de fuera son una incógnita. Los que sabemos que buscan más cerca (Nano, Ortuño, De Tomás, Montañés…) no solo gustan; también ilusionan. Toca esperar, pero sobre todo toca acertar.

Y además...

Simple Share Buttons