Ruth Beitia: “El punto de inflexión siempre ha sido trabajar duro”

Ruth Beitia: “El punto de inflexión siempre ha sido trabajar duro”

La madrina de honor del Tenerife Cajacanarias analiza su oro olímpico

Por -

Una vez en el camino de la calma, después de haber dejado atrás con rotundo éxito la exigente experiencia de unas Olimpiadas, es quizás un momento idóneo para charlar con Ruth Beitia, la mejor atleta nacional de todos los tiempos y reciente medalla de oro en los Juegos de Río 2016. Beitia, madrina de honor del Tenerife CajaCanarias en el acto del décimo aniversario celebrado en el pasado mes de abril, señala además que la Isla es su segundo hogar. Tras su carrera plagada de grandes conquistas: sencillez, confianza plena en su entrenador y constancia en el trabajo duro.

Imagine que está sentada en el sofá de tu casa y está viendo una película de lo que ha sido tu vida deportiva. ¿Esa niña de 10 años, soñaba con, en algún momento, llegar a ser campeona olímpica?

– Aún no. Pero le quedaba muy poquito para que llegase Barcelona 92 y decirle a su padre que algún día ella quería ser olímpica.

-Haciendo una retrospectiva y viéndolo desde fuera, ¿qué valoración hace de su andadura atlética?

– Fantástica, un sueño hecho realidad del que aún no logro despertar, basado en el trabajo, la constancia y el buen hacer de dos personas que han caminado juntos, mi entrenador, Ramón Torralbo y yo, durante 26 años. Esta temporada ha sido la mejor de nuestra vidas sin duda alguna, hemos conseguido lo máximo que te puede dar el deporte como es la medalla de oro Olímpica, pero el punto de inflexión siempre ha sido seguir trabajando duro.

– ¿Cree que a muchos atletas les mengua su potencial deportivo estar obsesionados con un registro?

– Lo que de verdad creo, y es algo fundamental a la hora de enfrentarte a una competición, es que la gente pierde la perspectiva de que el salto de altura es una prueba en la que realmente compites contra ti mismo y es una expresión de mejora constante. En las competiciones la gente está más pendiente de los demás que de lo suyo y se olvidan de disfrutar y mostrar por lo que llevan luchando tanto tiempo.

– ¿Se ha enfrentado a un listón pensando no en el aspecto puramente deportivo sino con la presión de saber que lograr esa marca supone becas, patrocinios, tranquilidad económica?

– Es un poco lo que te decía antes, son muchos los espectros que se sacan de lo que realmente es importante en el salto de altura, lo demás viene solo. No debemos olvidarnos de lo que estamos haciendo por factores externos.

– Defina al Ramón Torralbo que la gente no conoce.

– Es una bellísima persona, la figura que con 11 años me cogió de la mano para cumplir mis sueños y que poco a poco se han convertido en sueños de los dos; es simplemente el entrenador que nos ha visto como personas, que lucha porque estudiemos, que sabe entrenar a la carta a cada uno de nosotros, que es honesto con lo que hace y que con una mirada sabe perfectamente cómo me siento. Es amigo, confidente… Para mí, lo es todo.

– 26 años juntos, él reconoce que no ha sido la deportista con más condiciones que ha pasado por sus manos, pero sí la más trabajadora y constante. ¿Está de acuerdo? Este podría ser otro mensaje para los jóvenes ¿no?

– Estoy de acuerdo, sí. Con el tiempo ha comprendido que no puedes forzar a nadie sino quiere entregarse al 100%. Si no haces deporte con ilusión, ganas y disfrutas, no merece la pena. Y eso que es un motivador nato.

-Igualmente, usted ha comentado que jamás, jamás, ha discutido con su entrenador ¿Por qué?

– Ramón siempre me ha dejado opinar y darle la información de mis sensaciones; es importante saber escuchar y que sepas que la persona que tienes al lado te escuche, pero sobre todas las cosas posiblemente sea a una de las personas que más respete en el mundo y por supuesto a su trabajo. Tengo la sensación que él ha crecido como entrenador y yo como atleta. Esto es más que un equipo.

– Independientemente de las marcas, las medallas, los récords… ¿cuál le gustaría que fuese su legado al mundo del atletismo?

– Ruth sin apodos, apellidos ni coletillas…. Los que me conocen, saben lo que soy.

– Se convierta en best seller o no, ¿le gustaría publicar sus memorias?

– Algún día escribiré mi historia, y la escribiré yo, pero aún tengo algo que contar en persona, en imágenes… ya habrá tiempo para un libro.

-¿Le gusta ser un personaje mediático?, ¿preferiría no serlo?, ¿ha comprometido el personaje a la persona en alguna ocasión?

Soy de Santander, me he formado en Santander y aunque mis escapadas siempre son a Tenerife donde siento que tengo mi segunda casa, en mi tierra siempre me he sentido querida, pero quizá la edad te enseñe a canalizar y a separar a las personas. Ahora la gente ve al personaje, pero con el tiempo volverán a ver a Ruthy de siempre.

Y además...

Simple Share Buttons