Román, un ejemplo de superación, tras vivir la cara más amarga del fútbol

Román, un ejemplo de superación, tras vivir la cara más amarga del fútbol

El joven guineano fue utilizado como futbolista negocio hasta ser abandonado en España

Por -

Román es un joven de Guinea Ecuatorial que llegó a España con poco más de 13 años en busca de un sueño, ser futbolista profesional. Pero lo que se encontró fue un auténtico infierno que, en lugar de llevarlo a abandonar, le dio fuerzas para levantarse y ser –hoy en día- un ejemplo para pequeños futbolistas y personas en general.

El ecuatoguineano destacaba en una escuela de su país y un agente no dudó en traerlo a España, con la intención de firmar un contrato. Un año de pruebas, reuniones, hoteles y promesas incumplidas –lo quería el Villarreal-, hasta que fue abandonado por el propio representante, que lo dejó en la calle, literalmente, al no obtener ninguna firma. Román no era consciente de lo que estaba pasando durante ese año, se limitaba a jugar, pero cuando se vio sin nada lo entendió todo.

Tuvo la suerte de ser encontrado por Javier Noguera, responsable de la Asociación Juvenil Nova Vida, en Valencia. Lo invitó a una panadería y le pidió que le contara su historia, para luego ayudarlo a pagar lo básico durante un tiempo. Según nos ha confirmado en ElDorsal.com, él sabía que había “un algo o un alguien que lo iba a ayudar”.

Y así fue, porque en la actualidad es jugador de la Regional Preferente en la Comunidad Valenciana y vive una vida en condiciones, llena de felicidad. Con 24 años, sigue trabajando para la Asociación Juvenil Noda Vida, en Valencia. Y, con motivo de su historia, este verano estuvo en un campus de Tenerife compartiendo sus vivencias y llenando de valores a los niños tinerfeños, de donde se llevó un gran recuerdo.

Román, joven guineano con la camiseta del CD Tenerife.
Román, joven guineano con la camiseta del CD Tenerife.

El ‘Campus United, Disfruta del Fútbol’, organizado por Brasil Soccer Academy, tuvo lugar en el campo de fútbol de Barranco Hondo, así como en un colegio del barrio santacrucero de Añaza. Allí, el guineano explicó lo que había vivido, cómo hizo frente a todas las dificultades y ha llegado a poder vivir con dignidad. El objetivo de este campus no es otro que ese, trasmitir valores para el deporte y la vida a partir del fútbol.

Román contó que “si llego a tener un familiar cerca de mí no sé si me hubiera pasado eso”, por ello destaca la suerte que tienen los de Tenerife “de disfrutar con sus padres”. “Les digo que los respeten y cuiden, porque hoy los tienen, pero mañana no se sabe lo que puede pasar”, añadió. Un claro ejemplo de que los sueños rotos no deben impedir seguir luchando por una vida plena de felicidad.

Monitores del Campus United Disfruta del Fútbol, junto a los miembros de Brasil Soccer Academy
Monitores del Campus United Disfruta del Fútbol, junto a los miembros de Brasil Soccer Academy

Y además...

Simple Share Buttons