Gipuzkoa Basket sorprende en el Santiago Martín a un errático Iberostar Tenerife

Gipuzkoa Basket sorprende en el Santiago Martín a un errático Iberostar Tenerife

El equipo aurinegro se desmoronó en el último cuarto ante uno de los equipos de la zona baja

Por -

Iberostar Tenerife sufre un nuevo mazazo (88-92). Ante Gipuzkoa Basket, un equipo de la zona baja de la tabla muy urgido de triunfo, conquistó el Santiago Martín ante un conjunto lagunero correoso, pero indolente en el tramo final de partido. 

El Santiago Martín enmudeció, y el equipo lagunero que da un paso atrás en su afán por colarse entre los ocho primeros de la Liga Endesa.

entrenador iberostar tenerife
Fotis Katsikaris, Iberostar Tenerife, contrariado | @Jacfotografo

Los de Fotis Katsikaris buscaron imprimir velocidad y ser agresivos en todas las facetas para abrir brecha desde el comienzo del choque, pero se topó con un Gipuzkoa Basket respondón, comandado por Clarke (10 puntos en el primer cuarto). Con el paso de los minutos Josh Akognon (máximo anotador con 22 puntos) fue tomando protagonismo, sobre todo desde la línea de tres. Un actor principal inesperado en escena, que agradecía el Santiago Martín, deseoso de un triunfo vital.

Con un contundente 56-35 se iban ambos equipos a vestuarios al descanso, fruto de un gran arreón en el segundo cuarto muy propio de un Iberostar Tenerife impulsado por la grada y autoritario en todas las facetas del juego, con el propio Akognon ajusticiando al cuadro guipuzcoano. Circunstancias que acabarían convirtiéndose en un espejismo.

Gipuzkoa Basket, con más corazón que cabeza parecía hincar la rodilla por momentos, cediendo poco a poco ante el dominio del equipo canarista, comandado por un acertado Abromaitis (17 puntos) y un Petit Niang clave en la pintura. Pero un triple del excanarista Dani Pérez daba esperanzas a los visitantes, a solo diez puntos de distancia después de una leve desconexión del cuadro lagunero, aprovechada al máximo por uno de los conjuntos más urgidos de la ACB. 

Por ello, el último cuarto se tornó con más suspense del que se preveía unos minutos antes. Pérez, Clarke y Swing metían el miedo en el cuerpo a los presentes que dilucidaban victoria local, en un alarde de determinación que cogía casi por sorpresa a la parroquia canarista. A falta de cuatro minutos, tras un parcial de 0-7 un ajustado 80-77 daba paso a un final vibrante, y sorpresivo.

El desenlace parecía no llegar nunca. Los visitantes se crecían y a los aurinegros les entró el miedo en el cuerpo. No obstante, la batalla en ambas pinturas era digna de elogiar, con tiempos muertos y máximo suspense. La frialdad del Gipuzkoa Basket fue clave, con Van Lacke como especial estandarte en un Gipuzkoa Basket que silenció el Santiago Martín contra pronóstico. Un partido trampa.

Y además...

Simple Share Buttons