El Iberostar Tenerife conquista Ludwigsburg y se hace con el liderato de su grupo

El Iberostar Tenerife conquista Ludwigsburg y se hace con el liderato de su grupo

El equipo aurinegro le arrebata la primera plaza al MHP Riesen con suma justicia

Por -

Iberostar Tenerife, hambriento de Champions League. El equipo tinerfeño se ha hecho merecedor de la primera plaza del grupo B a costa del MHP-Riesen alemán, que no conocía la derrota en lo que iba de curso como local (62-83).

Buen baloncesto, buenos porcentajes de tiro y una constante sobriedad en defensa, algunas de las causas de una gran victoria en Alemania por parte del equipo aurinegro, bache en el segundo cuarto y baja de Richotti por molestias en un gemelo incluidos.

Rosco Allen, ante el MHP-Riesen | @BasketballCL

El equipo de Fotis Katsikaris encarriló muy pronto el triunfo, en un alarde de eficacia tanto en el juego interior como exterior, y sobre todo con unos primorosos Ponitka (11 puntos) y Davin White (8 puntos). El polaco llegó a sumar más puntos que todo el conjunto alemán en los primeros compases del choque (10 a 9), pero en la segunda mitad tuvo que abandonar el parqué por lesión.

La proyección era de unos prometedores 100 puntos, dado que el segundo cuarto arrancaba con un 17-26 para los canaristas, pero en el segundo cuarto al Iberostar Tenerife se le bajó la persiana. No le salía nada en ataque, ni por fuera ni en la pintura, aunque en defensa sí que pudo mantener la sobriedad suficiente como para irse a los vestuarios por delante en el marcador, con un sorprendente 30-35, o lo que es lo mismo, tras un 13-9 en los segundos diez minutos.

Ya en la reanudación, el hasta este martes líder del grupo B, e invicto en su cancha, intentó iniciar el camino de remontada con una defensa muy intensa, pero no le acompañó el acierto deseado en el tiro. No pudo contrarrestar los números aurinegros, muy bien amortizados a pesar de un desaparecido Abromaitis y un Ponitka que se retiró tocado mediado el tercer cuarto.

Con 45-52 en el electrónico se inició el último intervalo y con las espadas en todo lo alto de Ludwigsburg. Espadas que acabaron siendo un arma contundente merced a la efectividad en ambas pinturas de los de Fotis Katsikaris, con un Kostas Vasileiadis espectacular en el tiro exterior (17 puntos) y una gran dirección de juego por parte de Ferrán Bassas, entre otros otros baluartes. Una victoria más que meritoria para un equipo que llegaba herido en su orgullo tras una derrota inesperada ante el Ventspils una semana atrás. Liderato y a por el Baloncesto Fuenlabrada (sábado, 18 hora canaria).

Y además...

Simple Share Buttons