El CD Tenerife juvenil cae con honor en semifinales de la Copa de Campeones

El CD Tenerife juvenil cae con honor en semifinales de la Copa de Campeones

Un penalti inexistente decide un encuentro en el que los de Cristo Marrero y Sam Tormo dieron la cara

Por -

Se acabó el sueño. El CD Tenerife juvenil, el mejor segundo clasificado de toda España, cayó con la cabeza alta en las semifinales del Campeonato Nacional ante un Atlético de Madrid que decidió desde el punto de penalti un choque muy disputado. Una pena máxima inexistente sobre Giovanni en la reanudación, fue determinante.

Bajo la etiqueta de revelación, el cuadro dirigido por Cristo Marrero estuvo cerca de romper los pronósticos en el torneo en el que participan los mejores equipos del país. El 1-0 final debe saber a dulce derrota. La final, Atlético-Sporting de Gijón.

El choque pasó por unos compases iniciales de mucho equilibrio, bajo una gran intensidad y mucho balón dividido. Alexis Cabrera y Borja Llarena tomaron la mayor responsabilidad en ataque, mientras que en defensa el cometido era cada más exigente para los blanquiazules, dado el paso adelante que los rojiblancos dieron alcanzado primer cuarto de partido.

El tinerfeño Óscar Clemente remató con diestra al larguero, y Montero en boca de gol estuvo muy cerca de hacer el 1-0 a la media hora de partido, pero la ineficacia del campeón del grupo madrileño sirvió como acicate para los de Cristo Marrero y Sam Tormo, esperando el momento idóneo para dar el primer zarpazo en forma de gol. Nunca llegó.

Nada más reanudarse el encuentro, un penalti que no existió sobre el grancanario Giovanni fue convertido por el mismo futbolista, a la postre decisivo para los intereses de ambos conjuntos.  Pero lejos de venirse abajo el equipo blanquiazul tiró de corazón en busca del empate.

tenerife barça b
Borja, jugador del Juvenil A, el día de su debut con el primer equipo del CD Tenerife | @Jacfotografo

Thierno y un incombustible Borja Llarena, entre otros, trataron de romper el entramado defensivo rojiblanco, sin la suerte deseada, hasta el último segundo de partido. Así las cosas, aquí acaba el gran papel del cuadro blanquiazul en la Copa de Campeones, un invitado que ha dejado muy buen sabor de boca a propios y extraños. Próxima parada, la Copa del Rey.

Y además...

Simple Share Buttons