El amor de Rubén por el CD Tenerife, de Cataluña a Moscú

El amor de Rubén por el CD Tenerife, de Cataluña a Moscú

Estudia y trabaja en la capital rusa, y ha vivido ‘in situ’ los dos últimos ascensos blanquiazules

Por -

Como es bien sabido, el sentimiento del CD Tenerife traspasa fronteras. ElDorsal.com ha querido hacerse eco de otro ejemplo de tinerfeñismo que no es de cuna, y sí de pasión creciente e irrefrenable. 

“La historia da para una novela”, nos cuenta Rubén A. López cuando le pedimos que nos relate cómo se enamoró del CD Tenerife, desde la fría pero activa Moscú, capital de Rusia que cuenta los días para celebrar su estreno como país organizador del Mundial de 2018.

“SER DEL BARÇA ERA FÁCIL, Y DEL TETE, UNA PASIÓN”

Muchas bufandas en un solo hogar, y para muestra lo que cuenta Rubén, cuya familia es de origen gallego. “Mi hermana nació en Galicia y yo fui el primer catalán. Mi padre es madridista al igual que el resto de familiares, y yo era la excepción, que por inercia me hice del Barça, por todos mis amigos y demás…”, explica con algo de resignación.

Y como no, “eso me llevó a un conflicto con mi abuelo. Yo recuerdo siempre ir a ver el fútbol con mi padre al bar, jugase el Barça o el Real Madrid, por suerte el siempre respetaba mis decisiones y tampoco es muy forofo, así que no vivía el fútbol con gran intensidad”. Casi entre risas, cuenta que su abuelo “es lo más fascista en este mundo, así que si el Real Madrid perdía no se cenaba en su casa. Era y es el eje de su vida, cada día, cada cumpleaños, Navidad o cualquier cosa, me intentaba comprar con regalos ‘merengues'”.

Rubén, en su único partido del CD Tenerife vivido en el Heliodoro | Cedida

Por suerte para Rubén, a pesar de que su abuelo le consideraba “la encarnación del mal”,  por aquella época, “con 8-9 años, el CD Tenerife jugaba la Copa de la UEFA, con sus partidazos contra la Lazio, Feyenoord, Schalke 04…y los más llamativos…los que hicieron que el Real Madrid perdiera dos ligas en la Isla”. Y así fue el sentimiento blanquiazul calando en el corazón de Rubén. ¿Por qué? , “porque ser del Barça era fácil e incluso obvio, pero del ‘Tete’…y realmente lo que fue una repercusión de aquella presión familiar, se convirtió en una pasión. Mis amigos aún no se lo explican…además, solo he estado una vez en el Heliodoro, en la temporada 08/09, la del ascenso (5-1 contra el Levante)”.  Aún guarda en su domicilio en Barcelona la entrada y la portada del diario As del día siguiente, asegura.

PRESENTE EN LOS DOS ÚLTIMOS ASCENSOS

Rubén guarda en la retina dos grandes momentos vividos como blanquiazul, los dos últimos ascensos, pero no ha podido asistir a más partidos en la actualidad por causas de fuerza mayor. “He estado es el ascenso en Girona y en el ascenso a Segunda en el campo del Hospitalet. Siempre que ha ido por Cataluña he ido, incluso en el Camp Nou. Actualmente por trabajo y estudio (periodismo) vivo en Moscú, incluso hace dos años colaboré con la sección de Vavel Tenerife, haciendo crónicas y demás, pero es una odisea a veces ver los partidos, pero no me pierdo ninguno”.

Para su ‘desgracia’, le siguen considerando como un aficionado del FC Barcelona antes que del CD Tenerife, pero asegura que seguirá repitiendo hasta la saciedad que por sus venas corre sangre blanquiazul. “Aquí todos me dicen que soy del Barça, pero continuamente explico que no, que soy del Tenerife, que no me gusta el Madrid, y que el resto de equipos no me importan nada. No me entienden. El día que yo me iba para Barcelona este verano y me despedía de mucha gente que había pasado un año conmigo estudiando aquí, era el mismo día que el partido en Getafe…fue duro explicar porque mis últimas horas en Rusia no iba a estar con ellos, pero el Tenerife se jugaba el ascenso…”.

Rubén, en la Plaza Roja de Moscú con la bufanda del CD Tenerife | Cedida

Y además...

  • Javier Lobo Martinez

    Que grande. Yo nací en Santa Cruz pero me fuí con poco menos de 3 añitos, los recuerdos son por fotos, videos y lo que me cuentan mis padres, pero desde pequeño siempre siguiendo al Tete, y con más fuerza si cabe por esa añoranza de la tierra nunca vista. Vivo en Zaragoza, fuí a la isla hace pocos años y fué emocionante y un orgullo ver mi tierra. Leyendo esta historia me recuerda tantos momentos, tantos viajes en la península a ver a mi Tete. Incluso leer que hemos coincidido en algún partido (Hospitalet), que apasionante saber que compartes grada y pasión con gente tan dispar, cada uno con su historia particular pero todos unidos por la misma afición. A mí aún me queda el sueño de pisar el Heliodoro, lo ví por fuera cuabdo fuí. Grande tú, y Aúpa Tete, Forza Chicharreros

Simple Share Buttons